viernes, 21 de noviembre de 2014

Scouting: Elche CF

La temporada más complicada, la primera tras casi 25 años sin pisar la élite, fue solventada con la permanencia. El objetivo es el mismo pero la creencia en su consecución es mucho mayor. Se han incorporado a jugadores internacionales con prestigio, como Tyton, Pasalic y Jonathas, que unidos a la base conformada por el cuerpo técnico y los futbolistas del año pasado auguran una campaña que signifique la consolidación en la Liga BBVA.   

Presión al poseedor de balón




El 1-4-4-2 como punto de partida. El conjunto ilicitano espera, normalmente, a tres cuartos para iniciar la presión en curva con uno de los delanteros y así orientar la presión a un costado. La persecución al rival es intensa y prácticamente individual, confiando en las buenas piernas –son todos muy dinámicos y corredores- para evitar que el adversario se gire. Ello genera cierto desorden y zonas desocupadas por jugadores franjiverdes, pues incluso los dos mediocentros se ubican en el mismo perfil.


Contragolpes rápidos y verticales


El Elche busca recuperar el cuero lo más rápido posible para montar contragolpes. Las transiciones defensa-ataque se caracterizan por la máxima verticalidad que, con la velocidad de los de arriba, adquieren un ritmo vertiginoso. Pasalic, mediocentro más ofensivo que Mosquera –más posicional-, se suma a los extremos y a los puntas. Por tanto, contraataques bien dotados cuantitativa y cualitativamente.




Complementariedad de los hombres ofensivos


Los jugadores de ataque son diferentes en cuanto a perfil pero tremendamente complementarios. Las bandas, asimétricas. V.Rodríguez juega a pie cambiado, prefiere el apoyo y su diagonal en conducción es una amenaza; mientras que Rodrigues, una bala en la derecha, opta por irse por fuera mediante el desborde. Y arriba, C.Herrera posee un mayor carácter asociativo escalonándose por detrás de un Jonathas que rompe constantemente al espacio y que es agresivo y potente.