jueves, 27 de noviembre de 2014

Scouting: Villarreal CF

Buen fútbol y un equipo al alza. Los últimos resultados han cambiado la dinámica negativa del Villarreal CF y ratifican un modelo de juego ofensivo, atrevido y virtuoso. Con Marcelino a los mandos, el conjunto castellonense fija en las plazas europeas el objetivo para la competición doméstica. Y ello con una confección mixta de plantilla, jugadores emblema y futbolistas jóvenes de puro talento. Un proyecto atractivo.

Desarticular el intento de jugar desde atrás


El Villarreal evita la salida en corto: los dos puntas tapan línea de pase a los centrales adversarios. El objetivo es que el rival la rompa y que Bruno Soriano más los dos marcadores, Gabriel y Víctor Ruíz normalmente, defiendan el balón de cara. El problema radica en la dificultad del conjunto amarillo para reagruparse, para hacerse dueño de la posesión a raíz de la segunda jugada. Demasiada distancia que recorrer para los jugadores que saltan a la presión.

Mediocentros en apoyo lateral a centrales


Los de Marcelino inician la jugada en corto desde la base. Los dos centrales se ofrecen pero no en máxima amplitud, pues los dos mediocentros son importantes en la circulación de balón amarilla. Sus apoyos son laterales, caen al costado de los centrales de su mismo perfil para girarse e intentar rebasar líneas de resistencia. Los laterales saltan una línea y se predisponen pegados a la cal para desahogar el juego por dentro.


Juego asociativo vs desborde e individualidad



El 1-4-4-2 que presenta el Villarreal resulta móvil y dinámico en la fase ofensiva. Cheryshev sí ejerce de extremo puro en la banda izquierda, pero los J. Dos Santos, Cani y Moi Gómez en la diestra parten de fuera para ir hacia dentro. Asimetría, desborde y velocidad por un costado y juego asociativo por el otro. Ello facilita la incorporación al ataque por derecha de Mario Gaspar, que suma tres tantos en lo que va de Liga BBVA.